Nineka y yo



Mi nombre es María Rascón, soy de Cornellà y mamá de dos hijos a los que amo y adoro. 

Cada uno está en un lugar diferente porque la vida, el destino o quien quiera que maneje las guías de este mundo así lo quiso. 


Creé a nineka un año antes del momento de más angustia y más dolor para unos padres. 

A mi hijo mayor, Arnau, con solo 13 años, le diagnosticaban un linfoma linfoblástico, un cáncer. 

A partir de ese momento todo cambió, lo que antes creía importante y necesario carecía ahora del valor que le había dado, lo único que me importaba, el único objetivo que tenía era ayudar a Arnau a superar la enfermedad y dedicarme a él en cuerpo y alma. 


Así que el destino de nineka también cambió. Nineka se convirtió en un broche que Arnau me ayudaba a hacer durante las muchas horas y los muchos ingresos que pasaba en el Hospital de Sant Joan de Déu de Barcelona. Nineka se convirtió en nuestro pacto solidario.


Lamentablemente el destino de Arnau no fue el que todos deseábamos y marchó de nuestro lado después de un año de lucha contra la enfermedad.


Su coraje, su lucha, su valentía, su amor, su cariño, su esencia, su energía, son mi inspiración para continuar nuestro pacto solidario; que algún día no haya ni un niño con cáncer.










2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, dices que un 20% de su precio ira a la investigación contra el cáncer infantil y mi pregunta es: también las que se hacen en los talleres de la dona aportan el mismo porcentaje?
Gracias.

nineka dijo...

NO, No
Todo el dinero recaudado con la venta de las 1200 ninekas hechas en el 2014, va integramente a l'Hspital de Sant Joan de Déu, o sea los 12,000 €, siempre que las vendamos todas esta claro.
Podrás seguir la recaudación del proyecto por este blog i en persona, la segunda semana de Febrero de 2015